Culebra de escalera (Rhinechis scalaris, Schinz 1822)

Identificación

Ofidio de tamaño medio que puede llegar a una longitud de 150 cm. Con una cabeza pequeña donde destaca su hocico apuntado. La coloración de fondo es marrón amarillenta, a excepción del ejemplar neonato que suele ser gris, existiendo una notable diferencia en el dibujo entre los ejemplares neonatos, juveniles y adultos. En el ejemplar neonato posee dibujos oscuros transversales que se ensanchan en los laterales y que tienen un aspecto un tanto irregular, en la etapa juvenil la figura que se distingue es semejante a una escalera y por último en la etapa adulta el dibujo consiste en dos líneas dorsolaterales de color oscuro. Las zonas ventrales son de color marfil, sin manchas, o con tenues manchas reticuladas grises en los laterales de las escamas ventrales.

 Biología

Especie de costumbres diurnas, aunque su actividad también puede ser crepuscular y nocturna. Principalmente activa en los meses de primavera y verano, comenzando a disminuir su actividad en los meses más fríos.

Dieta basada en micromamiferos de talla pequeña y mediana, especialmente topillos y ratones que suponen aproximadamente la mitad de su dieta, aunque también caza pequeñas aves y otros reptiles. Mata a sus presas por estrangulamiento.

Distribución
Su distribución ocupa toda la península ibérica, a excepción de las zonas montañosas del norte. En la mitad norte prefiere zonas con poco arbolado, habitando en laderas orientadas al sur. En la mitad sur peninsular encuentra su hábitat idóneo en los bosques de encinar aclarados, alcornocales, zonas de matorral no muy denso e incluso pinares, también es frecuente en zonas de cultivos de secano, siempre que exista una vegetación arbustiva cercana o la proximidad de pequeños arroyos con su vegetación natural.

Conservación
Es una especie totalmente inofensiva, sólo se mostrará agresiva bufando y simulando ataques si se viese acorralada. Esta especie es muy beneficiosa para el hombre por la gran cantidad de roedores que destruye, eliminando de esta forma plagas en las cosechas. Los cambios en su medio natural, el uso de pesticidas así como los atropellos en las carreteras, son las causas principales de la regresión de la especie.

CÉSAR MUÑOZ COSTA.

Esta entrada fue publicada en Biodiversidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>